Va de mi para ti

Entre tú y yo

Entre tú y yo

 

IMG_20160320_120654
Mis zapatos y yo esperando…

Es frecuente o básicamente parte de mi día a día, el ceder a mis ansias, responder a mis pretensiones con que todo esté bien, que las cosas se hagan cuando se tienen que hacer no cuando nos plazca – postergar no es mi primera opción ¡créanme!. Me ha pesado bastante las pocas veces que he hecho caso al consejo. En fin.

 

Por ello, se me hace difícil no esperar, el no tener expectativas y dejar que me sorprendan (con el paso de los años me hago más reacia al caso, y créanme que no es lo que deseo desde mis entrañas… ¡No! ¿A quién no le gusta que lo asusten? ¡Que te dejen boquiabierto, sin palabras!) Pero bueno. Lo veo de dos formas el ser o tener esa fe en otros y hasta en mi misma: en muchas ocasiones es la mejor virtud pues pesimistas, inconformes, desorientados siempre hay, es más, están sobrando la mayoría de las veces; y otra, como un defecto, en ocasiones no es bien aceptado el que quieras exigir, hacer prometer, delegar y responsabilizar. Y ese ligero detalle, así de light como es, no es fácil de digerir y aceptar. ¡Claro! Doy crédito a que en momentos particulares, es una opción buena y válida –el dejar las cosas al “destino”, al “ver qué tal pasa”-, no obstante, la libertad en ese sentido me invita a la ansiedad como compañera y es inquietante eso.

Ahora bien: las personas demandantes, tipo perfeccionistas, que se desviven y llegan al éxtasis de la felicidad cuando lo planeado sigue el curso dictaminado y concluye en risas y fotos con rostros dulces, en aplausos y agasajos, en agradecimiento y palmaditas en la espalda –como yo- sienten una satisfacción plena y total, desde la punta de los dedos de los pies hasta la última hebra de cabello en sus cabezas. Es tan gratificante!

Sin embargo, entender a personitas especiales como estas –porque lo son, la verdad lo son- es una tarea de todos los días.

Crecer por la edad, debido a las experiencias, avanzar en cuanto a conocimientos, dejar a un lado la inmadurez y ser capaz de tanto, alcanzar lo desconocido, nuevo, ajeno a ti, aceptar un nuevo reto cada día, a pesar de ser parte de las etapas de vida de cada individuo, para algunos suceden a muy temprana edad. Y sin existir una predisposición para ello. Actualmente se piensa en iniciativas para con el hijo, la esposa, el marido, los sobrinos, etc., y trabajas para hacerlos llegar hasta allí. Antes, en mis tiempos, hace unas cuantas décadas atrás –no diré cuantos años tengo, así que no insistan- las cosas no funcionaban así. Y si tenías la fortuna de asistir a la escuela a temprana edad o por el contrario no se podía hasta cumplidos los siete, pues se obedecía el sistema y listo. Gran parte de la suerte de este o aquel corría a partir de ahí.

Se siente como que das un salto, sabes que no caerás, pero luego a mitad del recorrido, y que te encuentras en el aire, no estás seguro de seguir, más ya no tienes otra alternativa.

Caíste, y te das cuenta de que no es tan malo como pensabas y aceptas cada uno de los desafíos, te exiges cada vez más –aun estando a un nivel inferior al promedio pues estás adelantada a los acontecimientos, no estás Normal como el resto- empero tus esfuerzos, trasnoches, implementación de ideas, concentración, la inversión de tu tiempo y energías te dan esas locas y complacidas ganas de que te lo propusiste y así lo cumpliste. ¡Y cuanto orgullo propio! ¡Cuán orgullosos se sienten los tuyos, no?!

Esperar que otros perciban tus ambiciones y las apoyen, o al menos no estorben si no les interesan; que cuentes con quienes menos te imaginas porque estuviste a la espera de quienes se supone debían soportarte y darte ese empujoncito que a veces hace tanta falta sin importar la segura convicción que tengas de atreverte a algo! Hace un tiempo escribí algo que tengo por ahí sobre el esperar, sobre si está bien o es sano hacerlo, o no hacerlo. Al final del cuento, y como indican algunas frases mezcladas de Confucio y otros pensadores antiguos, del pasado no tan lejano y otros más recientes, Si no esperas demasiado, No saldrás decepcionado.

Bien. Cada quien con su pensar, no?

Pero cómo se coexiste sin esperar nada? De Dios (Jehová o de quien creas) esperamos muchas cosas y sabemos que todo lo puede, y aun así, esperamos. Pedimos, rogamos y esperamos.

¿Por qué no esperar de otro ser humano? De alguien más como yo?

Mi respuesta ahora mismo es: porque nos agrada temer y a la vez complacernos con la conformidad. Es mejor vivir en esa agonía creerán muchos. Pero quienes han hecho de su futuro un andar de provecho, que beneficia a muchos, que no daña a otros, supongo esperaron de alguien alguna vez! O de algo, pero esperaron.

Entonces la sugerencia no sería No esperes y no te decepcionarán, sería: Espera según tus expectativas respecto a esa alguien, a ese algo, y, o recibes lo que esperas, o será menos, o será más. Pero de algo y de alguien tienes que exigirte esperar.

O terminarás no esperando nada de ti mismo.

Y en ese punto, entre tú y yo, sí que te verás mal.

Anuncios

Lo que somos, según yo.

Lo que somos, según yo.

Cada individuo es un ente especial. Sea que creas en la Creación –un Dios- o en la Teoría de la Evolución de Charles Darwin, todos somos especiales y diferentes particularmente.

Un ser, según el Diccionario de la lengua española –Del, Edición del Tricentenario, sitio Real Academia Española – es “Esencia o naturaleza”, un “Modo de existir”.

Y sí que es un modo de existir, y hasta de dejar de hacerlo. Nadie puede negar que en algún momento de su vida no se haya cuestionado sobre su esencia, el por qué subsisto  en esta forma, o de esta manera. Que difícil dilema, ¿no?

Sin embargo, simplicidades como un  taza de café compartida con tu mejor amiga, mirar una película por enésima vez junto a tu persona favorita, o advertir las delicadas gotas de lluvia caer desde el cielo, nos regresan los pies al suelo y nos recuerdan el motivo de nuestro existir.

Definir la razón de vivir de cada uno sería complicado, poco sutil y hasta descarado, así que me limitaré a decir que según yo, se existe porque otros existen.

O, ¿que no te sientes triste al ver a otra persona con tristeza? ¿Acaso no palpita de alegría tu corazón cuando alguien cerca de ti se siente feliz? ¡Claro que sí!

Sentimos tanto por lo nuestro como por lo ajeno; no todos en la misma manera, algunos en formas únicas, muchos quieren mostrarse inertes, pero al final de cuentas, aunque te guste la soledad o el acompañarte de ti mismo de vez en cuando, no dejas de sentir jamás.

Somos eso, un sentir.

Sentimos alegrías y penas, orgullo y decepciones, cansancio y entusiasmo; sentimos pasión y rencor, optimismo y desaliento, angustias y regocijo, felicidad y conformidad. Sentimos algo que llamamos amor, más lo contrario a eso, ¿qué será? En fin, cada quien tendrá respuesta a eso, yo continuaré escribiendo punto y aparte a esto.

Según yo, soy lo que creo y pienso de mí. Las opiniones, la percepción intrusa y el argumento aéreo de otros sólo pueden complementar un poco –o mucho-  lo que soy o dejo de ser. Sólo eso. Entonces, en el modo en que permitas cómo y hasta dónde llega el sentir de los demás al tuyo, es lo que te permitirá a ser libre en un cielo azul con nubes blancas mientras disfrutas el paisaje del mar y las montañas de un paraíso sólo para ti, o, por el contrario, te condenará a un viscoso e indeseado estilo de existencia como un fantasma convaleciente que nunca termina su viaje.

Porque sentir nos hace distintos, sólo déjalo fluir. Permítele a tus ansias ser libres por un momento, se tú. Mientras lo piensas, otros Son por ti. Así que Existe, hay espacio para otros más.

Si no pregunta, ¿qué  crees que trato de hacer yo?

Pues eso, Ser.

Tan sólo eso.

Paisajes -Atardecer casa Solangel IMG-20140618-00538

Atardecer en Gurabo. Cortesía de mi!
Publicado en Introductorio

Va de mí… para ti.

Va de mí…, para ti.

Compartir  lo que pensamos hace bien. Mucho mejor si se desahoga el alma.

Eso consigue la expresión en papel, liberar el alma y el corazón.

Dedico estas líneas a aquellas personas que tienen mucho que decir y que, por cualquier razón, no lo dejan salir. Sirvan estas letras mías como parte de las que se cohíben de escribir, prometo ser sincera e invitarlos a volar cuando así lo quieran.

Regalo mis notas como tributo a la Dama de todos, la Mujer; la que trabaja en casa o frente a un escritorio, a la llamada frágil siendo más fuerte que una roca, a quien se ofrece sensible para la vida del mañana con valentía y orgullo. A mi madre, a las madres y abuelas de todos, a las hermanas, tías, primas, cuñadas, sobrinas, a mi hija, por ser ellas y todas las mujeres un ser sin igual, excepcional y digno de imitar.

 

R.A.M.

IMG-20150917 9771