Publicado en Introductorio

Va de mí… para ti.

Va de mí…, para ti.

Compartir  lo que pensamos hace bien. Mucho mejor si se desahoga el alma.

Eso consigue la expresión en papel, liberar el alma y el corazón.

Dedico estas líneas a aquellas personas que tienen mucho que decir y que, por cualquier razón, no lo dejan salir. Sirvan estas letras mías como parte de las que se cohíben de escribir, prometo ser sincera e invitarlos a volar cuando así lo quieran.

Regalo mis notas como tributo a la Dama de todos, la Mujer; la que trabaja en casa o frente a un escritorio, a la llamada frágil siendo más fuerte que una roca, a quien se ofrece sensible para la vida del mañana con valentía y orgullo. A mi madre, a las madres y abuelas de todos, a las hermanas, tías, primas, cuñadas, sobrinas, a mi hija, por ser ellas y todas las mujeres un ser sin igual, excepcional y digno de imitar.

 

R.A.M.

IMG-20150917 9771